Masha una muñeca

Quizás has escuchado el dicho que dice «cuando la competencia es ardua, el talento aflora». En este caso, cuando el país donde vives está lleno de bellezas, verte bien es una obligación

 

El mercado de la belleza en los países eslavos es muy competitivo. Las chicas nacen hermosas naturalmente, son los genes los que les han beneficiado. Todo eso está muy bien hasta la pubertad, cuando la chica entiende que debe verse bonita para llamar la atención.

 

Es en esa tiempo cuando se da cuenta que las demás chicas de su clase empiezan a usar maquillaje para verse mejor, empieza una carrera que no terminará hasta los 4o años o hasta cuando tenga una familia muy estable. Verse bien ante las demás chicas es la chance para obtener novio.

 

Los hombres en estos países no tienen mucho que preocuparse por su aspecto. Al haber tantos prospectos disponibles, es sencillo apuntar a cualquier lado para dar en el blanco. Por ello si eres latino, te darás cuenta que la mayoría no lleva ningún peinado, que la belleza masculina no va de la mano con la femenina, son dos cosas muy diferentes.

 

Es cuando entran en la historia los salones de belleza. Que quizá en tu país sen lugares donde las mujeres solo se cortan el pelo, se hacen unos arreglos y ya. En estos países, son verdaderos negocios donde las chicas reciben (si tienen dinero) un trato muy especial, tienen todo tipo de masajes faciales, botox, mini operaciones, etc etc.

 

Todo esto para que cada chica que tiene la posibilidad, rejuvenezca. Rejuvenecer es algo que las chicas sobre los 30 pagan como oro. Es que la belleza que tenían desde los 20, a los 30 no es la misma. Ellas quieren verse siempre frescas, siempre en forma y sobretodo mostrar un rostro perfecto.

 

Las chicas la pasan mal cuando las señales de la edad aparecen. Por eso si ves a alguna chica rusa por esas edades, déjale saber que se ve muy bien, sácala de ese vicio peligroso que es «alcanzar la belleza eterna a cualquier costo»

Créditos de las fotos: https://www.instagram.com/mariia_arsentieva/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *